jueves, enero 18, 2007

DE VUELTA A CASA


Ayer regrese de mis vacaciones, las mejores de mi vida, cuanta nostalgia y tristeza sentí al despedirme de Roxana y de Roger, su mano derecha.
Siempre recordaré esa ventana del hostal La Reyna, donde estuve mejor que en casa.
Fue un viaje maravilloso en donde pude estar en contacto con la naturaleza y armonizar mi espíritu.
Como no recordar esos paseos interminables por la ciudad blanca, en donde compartimos con la gente de los mercados y carros, a Rómulo ese señor mayor con el que tuve una interesante conversación con un vaso de jora en la mano, en el mirador de Sachaca, espero encontrarlo algún día como dijo... en los espacios interestelares.
La vista maravillosa del Cañón del Colca, con sus cóndores que desplegaron su mejor vuelo ante nuestros ojos.
Esas escapadas del tour en Chivay, para almorzar con los lugareños y ahorrarnos algunos soles.
Los músicos y bailarines que representaron sus danzas y me hicieron bailar a más de 3.000 metros de altura.
Todavía no aterrizo, aún estoy inmersa en la madre naturaleza y me siento mujer andina, hija del sol.

1 Comments:

At 7:27 a. m., Anonymous Anónimo said...

que bello. quisiera estar ahi... quiero oler esos lugares... 3000 mts de altura.. eso es harto para mi. que estoy a nivel del mar

 

Publicar un comentario

<< Home